top of page

Tu Salud y las Finanzas


Todos los días hay gastos en la casa, en la familia y parece que son interminables, es más… hasta pensamos que todo es urgente y todo es prioridad, así que vamos gastando según vamos teniendo necesidades y caprichos. Pero cuando tenemos alguna urgencia, sobre todo, en temas de salud nos darnos cuenta de que tal vez no teníamos considerado un fondo para eso, entonces estos gastos inesperados pueden desestabilizar nuestras finanzas.

Para que esto no te pase, es super importante considerar a la familia completa y asignar un presupuesto, esto va a depender de la edad de cada integrante de la familia porque no es lo mismo un bebé que tiene que ir a consultas mensuales durante el primer año, o el hijo adolescente que está en tratamiento de ortodoncia o inclusive si hay algún padecimiento crónico que requiera de un presupuesto mayor.

Estos son 3 tips para hacer un presupuesto de salud y que tus finanzas no se vean afectadas:

1. Identifica las necesidades específicas de cada integrante de la familia, estas pueden ser mensuales o extraordinarias, por ejemplo, el dentista se debe programar cada 6 meses para la limpieza dental, esto te podrá ahorrar alguna endodoncia o procedimientos similares.


2. Conoce el monto de deducible de tu póliza de Gastos Médicos Mayores, asegúrate de tenerlo incluido en la suma de tu fondo de emergencia para que no te desbalancee al momento de entrar a una hospitalización por temas de enfermedad, recuerda que, si es por accidente, no hay que pagar deducible, sin embargo, hay que pagar los gastos y luego pedir reembolso, prepara tu fondo sobre todo si tienes hijos pequeños e inquietos, será algo que probablemente sea recurrente.


3. Check-up anual, cuando escucho esto la verdad es que pienso en gente mucho mayor, pero no estamos tan lejos de ser esos adultos que se hacen check-ups de rutina. Tanto hombres como mujeres debemos programar mínimo una vez al año este chequeo de manera preventiva, por ejemplo, estudios de sangre completos, evaluaciones físicas, estudios radiológicos y cardiológicos, presión arterial, colesterol, diabetes, un chequeo dental y de la vista, estudios especializados como el eco de mama o el antígeno prostático, etc.

Está de más mencionar que todos estos estudios no son los más baratos del mundo, por lo que lo ideal es incluirlos en el presupuesto y tener un mes definido para hacerlos. Procura que no se empalme con reinscripciones, pago de libros o el mes que más cumpleaños hay en tu familia para que no te sientas limitado. Adicionalmente puedes hacer un pequeño estudio de mercado y encontrar el laboratorio que cumpla con lo que necesitas al mejor precio.

Lo más importante es que no descuides tu salud y que por supuesto al mismo tiempo cuides tus finanzas, y recuerda la prevención siempre es mejor (y más barata) que una emergencia, si está en tus posibilidades lo mejor es tener algún seguro de gastos médicos mayores, puede parecer un gasto fuerte pero, es mejor tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo.


14 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page